• Connect your Brand

MOCHILEROS X COLOMBIA: Un viaje sin retorno

Por: Ana M. Rey investigadora y diseñadora industrial, miembro de @mochilerosxcolombia apasionada por la cultura y la gastronomía 


La desigualdad es una característica recurrente en los países de América Latina y el Caribe, esta desencadena una serie de dificultades sociales que limitan el crecimiento y el desarrollo de las nuevas generaciones, afectando así a las comunidades que se encuentran en esta condición.


Comunidades como las del departamento del Chocó; apartadas de las ciudades medianas y grandes, con deficientes servicios públicos, carreteras deterioradas, malas instalaciones educativas, por lo general no son atractivas para los turistas y resultan olvidadas no solo por el establecimiento, sino por la ciudadanía en general ignorando la riqueza humana de sus comunidades donde jóvenes y niños están dispuestos a aprender y a salir adelante, se interesan por formarse y por mejorar sus condiciones sociales; comunidades inmensamente innovadoras y recursivas, estimuladas, por supuesto, por la necesidad de combatir las carencias con las que la vida los recibió.


Por otro lado, en una realidad cercana pero aislada, donde los jóvenes han tenido otras oportunidades, han crecido en entornos con acceso a la información y con múltiples modelos a seguir en un sinfín de profesiones son jóvenes que desconocen las realidades de los otros, y este desconocimiento compartido, crea un muro social que aísla realidades.


Si bien los gobernantes tienen la responsabilidad de trabajar en la construcción de políticas públicas que avancen en la mitigación de estas realidades para que promuevan el desarrollo multidimensional, es importante también saber que como ciudadanos podemos aportar a la estimulación del desarrollo desde nuestros contextos, adheriéndonos y/o proponiendo iniciativas que logren cambios sociales o medioambientales positivos en poblaciones que lo necesitan y en ocasiones formando triángulos virtuosos entre las comunidades, el sector privado y los gobiernos.


En la búsqueda de juntar a los jóvenes de los dos lados del muro, un parche de buenos amigos emprendimos un viaje de la mano de la comunidad para abrir un diálogo entre el Chocó y otros departamentos de Colombia por medio de espacios para propiciar intercambios culturales donde se reconozca que el unir realidades genera momentos de aprendizaje mutuo que nos permite reducir brechas de entendimiento, fortalecer vínculos comunitarios y reducir los mitos que evitan conocer partes de Colombia, ricas en calidad humana. Usamos el turismo de voluntariado y comunitario, dándole el papel protagónico de la comunidad local en el diseño y desarrollo de proyectos de interés colectivo que propicien el desarrollo de objetivos internos mediante proyectos productivos, talleres en educación emocional y medioambiental e interiorización de habilidades.


Nuestra apuesta es la innovación social para recuperar el tejido social de nuestro país. A través de nuestro emprendimiento buscamos un cambio de mentalidad y un acercamiento de dos mundos diferentes, pero a la vez complementarios; que se unen para darle sentido a lo que llamamos: Colombia.