• Connect your Brand

Indicadores financieros para emprendedores: Cash is king

Por: Harún Abelló, managing partner/ consultor y apasionado por leer, viajar y ayudar



El dinero manda, el dinero habla… Las referencias al dinero son sistemáticas y están presentes en muchas culturas, y para el emprendedor cash is King debería ser un credo. Entender cómo funciona la caja de su compañía, es fundamental no solo para crecer sino para sobrevivir.


Cada vez que me preguntan sobre indicadores financieros para emprendimiento, lo que siempre se me viene a la cabeza es: depende. No hay reglas generales ni medidas universales, todo depende de si se habla de un bien o servicio, del sector, de la industria, y cualquier cantidad de detalles que hacen que la aproximación resulte siendo específica a cada empresa. Sin embargo, después de reflexionar un poco, la conclusión es siempre la misma, cash is King. Y quiero que quede muy claro, sin caja no hay nada, no importa el modelo de negocio, o que el producto sea absolutamente genial, o que tengamos el mejor servicio, realmente no importa nada si no hay una clara forma de generación de flujos positivos de efectivo. Y ojo, esto es importante para empresas industriales o de servicios, para las de software, para las de la economía naranja, y hasta para ONG o fundaciones: aunque las fuentes de obtención de efectivo cambian, el resultado sin efectivo es el mismo para todas. Sin liquidez, no hay nada.


La supervivencia de cualquier negocio pasa indudablemente por su capacidad de generar caja. Sin caja, no hay proveedores, no hay salarios, no hay marketing, no hay producción, no hay compañía. En las historias de los emprendimientos, hay muchas referencias a compañías que han desaparecido por su incapacidad de generar caja. Uno de los indicadores más comunes para medir la liquidez, la eficiencia operacional y en definitiva el estado de la compañía en el corto plazo es el capital de trabajo o Working capital (WK). Si una entidad es capaz de generar suficiente capital de trabajo puede pensar en invertir y en crecer, pero si por el contrario no logra consolidar sus ingresos de efectivo, va a tener problemas con proveedores y acreedores, y en caso extremo quebrarse.


Otro indicador muy interesante se conoce como: cash burning ratio (CBR) o cash burn. Para comenzar un negocio, normalmente se necesita un aporte de capital, ya sea propio (ahorros), grupo cercano (Friends & Family), inversionista ángel, Venture, etc., con ese aporte de capital, se desarrolla el proyecto. El CBR es muy interesante porque da dos perspectivas clave para la supervivencia en el tiempo de cualquier emprendimiento:

  1. La cantidad de recursos que consume la entidad mensualmente, antes de estar en capacidad de generar sus propios ingresos y,

  2. Como consecuencia de lo anterior, permite ver cuánto tiempo le va a durar a la firma ese capital inicial del que hablábamos antes.

El WC y el CBR, son dos indicadores muy básicos, que se deben aplicar con cuidado y con ajuste a la realidad del negocio, pero que como herramienta sirven para que un emprendimiento o cualquier empresa tengan un entendimiento más claro de su realidad financiera presente.


Para concluir, y desde nuestra experiencia en Siete Mares asesorando a emprendedores con sus negocios, es importante recordar que hay muchos indicadores, sencillos o complejos, específicos para una gran variedad de industrias, y además, estos tienen muchas formas de ser leídos o interpretados, pero lo único seguro es que un negocio sin capacidad de generar caja desaparece.

https://sietemares.es/