• Connect your Brand

La importancia del empaque de un producto


Por: Katherine Ramírez, diseñadora estratégica apasionada por explorar el mundo.

La historia es siempre la misma: vas al supermercado por un par de cosas que te hacen falta y mientras haces tu búsqueda, encuentras miles de productos que pelean entre ellos para que les des una mirada y los lleves contigo. Todos compiten por tu atención por medio de colores, materiales y formas. Unos más interesantes que otros, de vez en cuando terminas comprando alguna cosa de más, incluso algo que no sabes qué es, pero que encontraste tan curioso que no pudiste evitar la tentación.


Ese “colado” no es más que un empaque haciendo su labor de manera correcta, alguien pensó de manera objetiva cómo capturar la atención de un usuario final para que llevara su producto a casa. El empaque de un producto, tiene una responsabilidad grandísima ya que no solo debe contener un producto, sino que debe trabajar con él de manera simbiótica para aumentar su valor, esta labor mal hecha, solo tiene como consecuencia un producto más en el inmenso mar de ofertas.


Diseñar un empaque abarca múltiples responsabilidades y es por eso que las marcas que mejor lo entienden son aquellas que están en el top of mind de las personas. Es importante entender que un empaque no es únicamente una caja fuerte, resistente y aburrida que contiene un producto dentro. Te presento algunas recomendaciones para hacerlo de manera efectiva:


  • Su función: el empaque debe proteger aquello que contiene, esto no siempre es sinónimo de robustez, evalúa qué tipo de producto ofreces y de qué debes protegerlo (puede ser algo tan simple como una película para el polvo).

  • La forma: para una fanática de la geometría como yo, esta es la parte más divertida del diseño de un empaque. Piensa en las propiedades que tienen las figuras geométricas que puedes hacer a partir de una hoja de papel u otro material, y de qué manera puedes hacer que esas formas le aporten otras funciones a tu empaque; que se pueda apilar, la posibilidad de hacer composiciones con ellos, un segundo uso, etc.

  • El color: recuerda que los colores tienen significados. Busca libros de psicología del color para hacer uso de aquellos que reflejan tu producto o lo que quieres comunicar con él. De esta manera, puedes destacarte frente a tu competencia.

  • La información: todos los empaques deben tener enunciado además de su nombre, información legal, instrucciones, entre otros. Averigua qué es indispensable que tenga tu empaque para que no lo dejes afuera.Puedes también usar el empaque como medio de comunicación entre tú y el usuario. Cuéntale una historia a tus clientes, crea una relación cercana con ellos a partir de esto.

  • La imagen gráfica: teniendo en cuenta los elementos anteriores, haz que todo el empaque se vea como un solo elemento. Los gráficos deben complementar la forma y deben hacer que todo se vea integrado. Crea una imagen única que tenga coherencia con tu producto y el significado de tu marca.

  • La responsabilidad con el planeta: antes de crear un empaque es importante que pienses de qué manera vas a afectar al planeta con este. Lastimosamente, son productos que en su mayoría tienen una vida útil muy corta pero a la hora de ser desechados pueden durar más tiempo que el producto que contienen. Piensa en hacerlo de manera que mitigues su impacto, puede ser por medio de la elección de materiales biodegradables o creando sistemas de recambio o segundos usos para estos empaques. Recuerda que incluso no todo producto necesita un empaque y muchas veces solo es necesaria una pequeña etiqueta.

  • El costo: sé consciente que el empaque es un producto que requiere horas de desarrollo, pruebas y medios productivos tales como moldes, cortadoras etc. evalúa el costo de tu producto y el costo del empaque. Tu inversión en el empaque no debe ser mayor a la que has invertido en el producto principal.

  • Usabilidad: si todavía piensas que un empaque no tiene función más que ser tirado a la basura, me gustaría recordarte esa botella de plástico de agua cristal que más o menos en el 2015 le decidieron reducir la cantidad de plástico de la que estaba hecha, hasta ahora todo muy bien. El problema es que era tan delgada y su tapa tan fuerte que al abrirla se te regaba todo el agua, seguramente miles de usuarios pensaron que lo único que provocaba ese empaque era ira y dejaron de comprarlo. Marcador final:l El planeta 1- Agua cristal 0.

Es importante pensar en la manera en la cual el usuario interactúa con el empaque y cómo lo podemos ayudar a que esta experiencia agregue valor a nuestro producto, todo esto en conjunto llevará tu producto a un nivel más alto que tu competencia, y si debes asesorarte, el equipo de Connect your Brand estará más que feliz de hacer parte de tu proyecto.