• Connect your Brand

Los motivadores para trabajar ¿Cuál es el tuyo?


Por: Cielo Camacho, psicóloga y apasionada por proyectos en comunidad

Con seguridad, muchos de nosotros no tenemos la oportunidad de elegir entre trabajar o no trabajar; lo que sí podemos es elegir entre disfrutar, o no, mientras trabajamos.

Incluso sin necesidades económicas necesitamos trabajar por motivos adicionales, así de la misma forma que existen 4 estilos de liderazgo, tenemos 4 pautas de motivación laboral: reto, pasión, prestigio y contribución:


Reto: Un reto muy frecuente para muchos puede ser la solvencia financiera, sin embargo, es necesario recordar que no se debe trabajar para ganar dinero, ¡haz que tu dinero trabaje para ti! No lo malgastes o tendrás que trabajar más. Al desafiarte está inmersa la posibilidad de generarte mucha satisfacción, una vez has conseguido lo propuesto y un alto nivel de aprendizaje cuando el reto se hace más tenaz. No afrontes retos tan difíciles de superar, sé consiente de tus capacidadesl Lo que siempre procuro hacer y que también resulta exitoso es rodearme de personas que conozcan mis objetivos en esos retos, y que colaboren con ellos.


Pasión: Otro beneficio ansiado es el bienestar: sentirse bien y hacer sentir bien a los demás. “Hacer amigos e influir sobre las personas”, con base en la inteligencia emocional, creando relaciones de confianza con clientes, proveedores y colaboradores. El mundo deja de ser un lugar solitario cuando, a través de tu trabajo, conectas con otras personas intercambiando simpatía, empatía y respeto. He descubierto en mi trayectoria profesional, que el trabajo en solitario genera resultados, pero es más exitoso si genero empatía en mis grupos de interés y aliados, ya sea desde lo individual o desde la empatía con mi causa; cuando la pasión hace parte de los seres humanos que mueven los objetivos, la motivación está siempre presente.


Prestigio: Importa más aún el disfrute mental basado en autovalorarte; una difícil forma de congruencia que surge del descubrimiento, desarrollo y ejercicio de los propios talentos naturales siguiendo principios y reglas.


Cada vez que tus proyectos se hacen realidad vives un instante de grandeza, un sentimiento de máxima plenitud. Sin el trabajo te perderías esta inyección de autoestima, que de alguna manera, también se alimenta del reconocimiento de los demás por tus logros. Y es que no tiene nada de malo hacerme una pequeña evaluación con quienes comparto mi trabajo, finalmente estos comentarios que no me tomo de manera personal, alimentan mi quehacer diario.


Contribución: Finalmente, está la excelencia de la felicidad individual que busca el bien ajeno como si fuera el propio. Cuanto más abunde mejor para todos. Has de juzgar tu trabajo no por lo que te cuesta realizarlo, sino por su beneficio para otros. El esfuerzo laboral cobra sentido cuando es el medio para enriquecer la vida de otras personas aportando protección, afecto, instrucción o disfrute. Esta es nuestra personal responsabilidad, nuestra inteligencia ética. Esta es parte de la clave del éxito de mi trabajo en los campos en los que he ejercido, sentir, saber y comprobar que construyo patria en mi país, Colombia un país con una tendencia al individualismo necesita de líderes convencidos de estas pautas de automotivación.


¿Te gustó? Compártelo con tus amigos y conocidos en tus redes sociales.