• Connect your Brand

La primera impresión importa y en redes sociales… Más

Por: Andrea Mercado, comunicadora social y periodista con espíritu de artista



Imagina que quieres vender unos desayunos de cumpleaños súper naturales, con los productos más deliciosos y sanos del mundo.


Te tomas tu tiempo para preparar tu menú, decorar tu canasta, hacer una tarjeta divina y tomarle una foto. Tu trabajo se ve, pero también se ve el cuadro de frutas desenfocado que tienes en la sala y el bolso que se te olvidó quitar del sofá.

Además de eso, decides ponerle un marco de flores a la foto y una “marca de agua” con una tipografía en cursiva que dice el nombre de tu marca en amarillo limón, y que resalta más que la misma canasta.


¿El resultado? Un trabajo precioso que nunca salió en la foto, aunque creas que sí.

Quisiera que esto fuera un simple ejemplo exagerado sobre errores comunes que se ven en redes sociales, pero no lo es. Por eso, cuando asesoro a pequeñas marcas de mujeres que quieren mejorar su imagen en redes, lo primero que les pregunto a sus dueñas es: ¿qué hacen y qué quieren comunicar?


Las preguntas son sencillas, pero las acciones para que se complementen entre sí, requieren generar la convicción sobre la idea de que en internet, eres lo que comunicas antes de ser lo que haces. Sobre todo, porque, en promedio, a un usuario le toma 15 segundos ver una página y decidir si quedarse en ella o abandonarla.


Y como la idea es presentar el problema, pero también la solución, aquí van 3 mandamientos que te ayudarán a enamorar a tus futuros y presentes clientes:

  1. Contestarás estas preguntas: “¿Qué tipo de persona compraría lo que haces? ¿Qué cuentas o usuarios seguiría? ¿Cuáles son sus intereses? ¿Cuál es su estilo de vida?” Las respuestas no solo te ayudarán a direccionar mejor tus mensajes, sino a crear contenido de valor para que hagan que tus seguidores asocien tu marca con algo más grande que un producto.

  2. No subirás contenido sin antes planearlo. Tener una marca no es tomarle fotos repetitivas a tu trabajo y subirlas cuando quieras a redes. Analiza marcas grandes y te darás cuenta que más que bombardear a sus clientes con sus productos, les brindan ideas y contenido útil que también les servirá en su cotidianidad. Recuerda que en redes la meta es enamorar para vender… y volver a vender. ¿Y cómo enamoras a la persona que te gusta? Mostrando lo que haces, pero también lo que eres y en lo que crees.

  3. Te preocuparás por el diseño de tu contenido. Revisa las tendencias, busca inspiración, desarrolla una paleta de colores que esté en armonía con lo que tu marca quiere comunicar. Recuerda que una mala imagen puede dar una impresión errónea de que lo que vendes; y ten presente que, a menos de que seas un crack en diseño, menos siempre es más.

Piensa en tu marca como si fuera una persona: algo con personalidad, estilo, mentalidad, formas de hacer las cosas y, sobre todo, de comunicarse. Por eso, nunca olvides que si en la vida real la primera impresión es importante, en redes sociales, es vital.