• connectyb

La evolución del mercado a un clic

Por: Jennifer Avendaño Publicista con especialización en Marketing estratégico. Viajera y apasionada por la vida.


El comercio electrónico (venta de productos y/o servicios a través de internet) o también conocido e-commerce, ha tenido un auge impresionante durante la pandemia. Básicamente, este creció a causa de que las personas permanecían encerradas en casa por más tiempo de lo acostumbrado, ocupando la mayor parte de su día en internet.


Muchas compañías, incluyendo a las más grandes del mercado, tuvieron que acelerar su desarrollo en temas de tecnología, logística, producto y comercial para enfrentarse al mundo del e-commerce, debido a que hoy es el futuro. La empresa que no posea presencia digital, no va a tener cómo competir y expandirse dentro del mercado. Sin embargo, otras ya contaban con varios años de experiencia, por lo que el cambio del comportamiento del consumidor no fue un reto tan desafiante sino una fortaleza entre la competencia.


No obstante, en todo este largo año de pandemia hemos tenido tres momentos principales relacionados con las estrategias e-commerce y la manera como muchas compañías usaron muy bien esta herramienta y otras no.


El primer gran momento fue cuando nos encerraron por primera vez

Todos estábamos teniendo un cambio en las rutinas diarias y por ende, cambiando los hábitos de consumo, solo teníamos un lugar para hacer nuestras actividades: la casa. Muchos compraron elementos para adecuar los espacios con el objetivo de hacer ejercicio, unos se dedicaron a cocinar y equiparse para esta actividad y otros preferían pedir domicilios de comida y bebidas, en fin, todas las categorías se dinamizaron, pues se comprobó que en casa también es posible mantener una vida productiva.


En esta ocasión, las compañías que brillaron fueron las que ya estaban 100% online, por ejemplo, plataformas como Rappi nos dieron la solución para todas las necesidades en ese instante.


© Kamaji Ogino de Pexels.com


El segundo momento fue cuando el tiempo iba pasando y esto no terminaba

Seguramente, muchos pensaron que esta situación era cuestión de meses, pero no fue así. Los consumidores llegaron a tal punto de estar agotados del encierro y fue ahí donde las experiencias en el hogar tuvieron su auge, dinámicas que eran muy retadoras para las empresas, ya que no es lo mismo tener un evento presencial que uno virtual.


La creatividad de las compañías se convirtió en un aspecto clave, una de las que destaco es Andrés Carne de Res con sus fiestas virtuales, donde enviaban a la residencia de los participantes un kit con ingredientes para participar en la preparación de bebidas y snacks, además de elementos de diversión como máscaras, pitos, sombreros, etc. Luego los usuarios debían conectarse a un link y compartir esta nueva realidad.


Interactuar con las personas en este tipo de espacios es todo un reto porque en casa hay muchos distractores y estás a un clic de perder la atención del público.


© EKATERINA de Pexels.com


El tercer gran momento es la adaptación al cambio

La vacunación ha avanzado, empiezan las aperturas de otros sectores, la economía no aguanta más cierres, las personas están cansadas de la cuarentena, pues pareciera que el COVID no existiera y a pesar de que las ventas en línea se están reduciendo, es un canal que llegó para quedarse.


Este tiempo de pandemia sirvió para "obligar" a muchas personas a tener que usar los portales de e-commerce por primera vez, a confiar en este sistema de compra virtual, y sobre todo a vivir la comodidad que nos brinda el poder hacerlo todo con un clic.


Estos hábitos también llegaron para quedarse.


© Pressfoto de Freepik.com


Vivimos en un corto periodo lo que debió ser un proceso de evolución digital de varios años y así mismo, como esto se aceleró, las estrategias que se usen en este canal no deben quedarse atrás. Ahora, las compañías deben seguir trabajando en la innovación del mañana y ser más eficientes para suplir las demandas de los clientes. La pandemia del COVID-19 nos ha enseñado la capacidad que tenemos los seres humanos de transformarnos y adaptarnos a las nuevas circunstancias, apoyándonos en las diferentes herramientas que el mercado nos ofrece.