• Connect your Brand

¿El cliente siempre tiene la razón?

Por: Antonio Ramos, director de arte apasionado por el cine



Se ha dicho siempre que darle un servicio óptimo al cliente hará que vuelva a buscarnos una vez más cuando necesite el producto o servicio que ofrecemos y que es la mejor manera para competir con otras empresas que ofrezcan lo mismo que nosotros.


Ahora bien, las estrategias con las que frecuentemente competimos tales como bajar los precios y darle al cliente exactamente lo que nos pide sin criterio alguno es mejor dejarlas a los comerciantes. Los servicios creativos profesionales deberían ofrecerse de manera diferente. Llevo más de siete años trabajando en agencias creativas donde ofrecemos productos multimedia a diferentes clientes que nos buscan porque obviamente no cuentan con el conocimiento requerido para crear campañas o piezas publicitarias, sin embargo al inicio de mi carrera me vi involucrado en casos en los cuales siempre eran ellos quienes me decían exactamente lo que debía hacer, cuánto tiempo me iba a tomar hacerlo y cuánto debía cobrarles (siempre menos de lo que en realidad costaba el trabajo), yo, con la frase en mente de que “el cliente siempre tiene la razón” terminaba haciendo proyectos afanados con los que no me sentía satisfecho y que además no tenían éxito alguno.


No es fácil cambiar la mentalidad del cliente ni la nuestra, pero he aprendido algunas cosas acerca de cómo evitar situaciones como la mencionada anteriormente y que a usted también le pueden ser útiles:

  • Muéstrese profesional ante su cliente: la gente cree en su trabajo cuando usted está convencido de lo que está ofreciendo. Hable con seguridad acerca de las propuestas que está presentando, escuche mucho lo que le pide su cliente y las ideas que tiene, abstraiga estas ideas y haga muchas preguntas para usarlas como conceptos. Escuche atentamente todo lo que mencione su cliente que pueda servirle para trabajar. Es una buena idea mostrarle al cliente referentes de otros trabajos similares para entender mejor lo que están buscando.

  • No trabaje bajo presión: es muy frecuente que lleguen clientes que le piden todo “para ayer” no se coma ese cuento. Normalmente las cosas no son tan urgentes y las que lo son han sido planeadas de manera responsable. Sea objetivo acerca del tiempo que le toma a usted y su equipo hacer las cosas, hágale entender a su cliente que para que las cosas queden bien no pueden ser hechas con afán y estrés. Usted mejor que nadie sabe el tiempo que le toma hacer las cosas.

  • Sea claro con su cliente en todo momento: establezca un precio justo con su cliente, sea claro acerca de las fechas de entrega, adelantos y cambios de la propuesta, deje las cosas por escrito para que no hayan malentendidos.

  • Recuerde que el profesional es usted: No haga cosas que usted sabe que están mal solo por el capricho del cliente. Explíquele de manera respetuosa que su trabajo es tomar su ideas y convertirlas en algo tangible y competitivo, vuelvo a los referentes: explique con ejemplos de casos de éxito.