• Connect your Brand

Economía naranja: El poder de la creatividad con estrategia

Por: Stephanie Hoyos, materializadora de experiencias


Si juntamos los conceptos de economía, cultura y creatividad obtenemos como resultado la economía naranja. Este concepto que cada vez toma más fuerza, está generando un cambio en la percepción y en el modo de implementación de profesiones como la arquitectura, el diseño, la música, las artes escénicas, el cine; entre otros.


La economía naranja genera un gran impacto económico y promueve el desarrollo social. Para aquellos incrédulos, organizaciones de alta influencia se han interesado en entender con mayor precisión el tema y dar a conocer herramientas para que este segmento siga creciendo. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desarrolló junto con Felipe Buitrago e Iván Duque el libro “La economía Naranja: una oportunidad infinita” en donde se establece de una manera innovadora y creativa, la importancia de la económica cultural y creativa.


De acuerdo con nuestra experiencia en el mundo de los emprendedores de las industrias creativas hemos identificado que existe una gran necesidad de mantener una visión estratégica en el momento de implementar y de materializar las ideas, para generar conceptos innovadores que sigan posicionando estas actividades acertadamente.


La economía naranja nos demuestra que es posible cumplir nuestro propósito de una manera innovadora, creativa y rentable. Según la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo, las exportaciones de bienes y servicios creativos crecieron 134% entre 2002 y 2011.


Las industrias creativas se han convertido en un campo muy competitivo en los últimos años, sin embargo existe un gran potencial para seguir innovando. Este gran reto no solo requiere transcender el concepto de ofrecer un producto o servicio de calidad, sino que se debe pensar más allá y explorar las oportunidades que existen al generar experiencias.


Podemos capitalizar las ideas creativas, implementándolas bajo una estrategia para conocer las necesidades del consumidor y ofrecer un producto o servicio con una propuesta de valor diferencial. De esta manera, los emprendedores y creadores, no solo se mantendrán vigentes en el mercado, sino que podrán desarrollar nuevas maneras de generar bienestar social y fortalecer la economía local.


Tal como el título del libro del BID lo dice: la economía naranja representa infinitas oportunidades, podemos explotar el poder de las industrias creativas por medio de la participación de los diferentes agentes de nuestra sociedad.


Y tú ¿Qué opinas sobre esta la economía naranja? Comparte con nosotros tu opinión.