• Connect your Brand

Diseño de espacios = creatividad + felicidad

Por: Stephanie Hoyos, Diseñadora Industrial y Materializadora de experiencias de Connect your Brand


Cuando hablamos de creatividad, podemos estar refiriéndonos al pensamiento divergente, a esa capacidad de generación de conexiones mentales para crear un gran número de ideas originales, a la capacidad de encontrar alternativas, aportar valor, diferenciar conceptos o como dijo Steve Jobs “La creatividad consiste simplemente en conectar cosas”.


En cualquiera de estos casos, la creatividad está presente en cualquier ámbito de nuestra vida, ya sea como un método de supervivencia o como un estilo de vida, lo divertido es que no existe un solo momento en donde podamos serlo. Todos tenemos la capacidad de ser creativos, aquí la cuestión es aprender a canalizarla y sobre todo a crear un espacio que fomente y nos permita entrar en este estado mental. 


¿Se han puesto a pensar cómo influyen los espacios en ustedes? En muchos casos parece algo netamente estético, pero hablando desde el punto de vista funcional, el diseño de los espacios tiene un impacto en la creatividad y productividad al impactar los procesos de atención, la comodidad y motivación de las personas.

Según datos de Philips, unos buenos diseños y usos del espacio pueden mejorar el rendimiento de una organización hasta en un 15% y una óptima iluminación puede incrementar la productividad un 10%.


Para entender la importancia que tienen los espacios y el diseño en los procesos de creatividad e innovación, basta con detenernos a pensar por un momento cómo es el espacio donde funcionamos mejor y dónde encontramos el flow creativo.  


Grandes e innovadoras empresas como Google, Facebook, Twitter, Lego y Red Bull lo saben, y es por eso que han diseñado unos de los espacios de trabajo más creativos y divertidos del mundo. Pero más allá de inspirar, con estos espacios han logrado mejorar la productividad y satisfacción de todos aquellos que trabajan en sus oficinas diariamente.


Juan Carlos Baumgartner, arquitecto especializado en el diseño de interiores corporativos y creador de las oficinas de Google en México se ha motivado a lo largo de su carrera por descifrar cómo los espacios afectan la salud y el estado de ánimo de las personas. A partir de esto, surgió su teoría de “Design for Hapiness”. Se ha asociado con Harvard y Delf, para promover la investigación en torno a: cómo el diseño no solo influye en la productividad, sino también en crear espacios más felices.


  • No hay duda de que todos queremos ser más productivos y felices, y si sumamos a esta ecuación la creatividad, podemos tomar decisiones sobre el diseño de nuestro espacio de trabajo y de nuestro entorno de manera consciente para lograrlo: 

  • Iluminación: Para el proceso de generación de nuevas ideas el Journal of Environmental Psychology recomienda mantener una luz tenue para generar una sensación de libertad y exploración que permita asumir riesgos. En una etapa posterior de trabajo que requiere concentración se puede aumentar el nivel de brillo.

  • Ruido: Los niveles de ruido moderados son optimos para el razonamiento abstracto, lo que conduce a la creatividad. Un estudio de la Universidad de Chicago demostró que el ruido ambiental es el ideal para la fase divergente.

  • Orden: esto aplica tanto para los espacios virtuales como para los presenciales, es decir el escritorio o mesa de trabajo y en la mayoría de los casos un computador. Cuando se mantienen organizados estos espacios se reduce el tiempo de búsqueda de información y se aumenta la concentración. Es importante recordar que el orden es relativo para cada persona, identifica qué funciona para ti.

  • Diversión: La creatividad no surge cuando se experimenta un ambiente de estrés o nerviosismo, adapta tu entorno con elementos que te alegren o te hagan sentir reconfortado. Puede ser un cuadro divertido o una planta.

  • Color: Aunque el uso del color y sus significados son relativos culturalmente hablando, de manera química y psicológica nuestro cuerpo responde a los colores. El color naranja es conocido como el color de la creatividad, debido a la energía y estimulo que transmiten. Sin embargo un estudio de la Universidad de British Columbia en Vancouver, demostró que las personas expuestas al color azul tuvieron un incremento en su creatividad y resolución de problemas, a la vez de una sensación de paz y tranquilidad.

  • Temperatura: Si trabajas en un ambiente muy frío, la energía requerida para el proceso creativo será destinada a intentar regular tu cuerpo, te distraerás e incluso cometerás mayor cantidad de errores. Identifica en qué temperatura te sientes cómodo y adapta tu entorno con un calentador, cierra la ventana a ciertas horas o abrígate mejor.

Teniendo entonces claridad en que los espacios incrementan nuestra creatividad, productividad e incluso bienestar, no debemos esperar a que haya un cambio por parte de otras personas. Podemos generar cambios en nuestra rutina y en nuestro entorno inmediato para lograr estos beneficios.


¿Y tú qué opinas sobre el impacto del diseño y los espacios en la creatividad? Comparte con nosotros tu opinión.