• connectyb

Del diseño al territorio

Por: Carlos David Chanchí, diseñador industrial de la Universidad Nacional de Colombia, apasionado por la fotografía y la creación.


En el contexto colombiano, la centralización y estructuración de los poderes, los conflictos sociales que han acontecido a lo largo de los años -ya sea por guerra, narcotráfico o corrupción- ha hecho que las zonas más apartadas del país se identifiquen como zonas que se encuentran en condiciones deplorables de desarrollo, en donde las actividades económicas y las oportunidades de crecimiento e innovación se ven truncadas por la mala imagen que se tiene del territorio o de su contexto -tanto histórico como geográfico- y donde la inversión no llega por vías legales o si llega, la corrupción logra cambiar los receptores finales de estos recursos.


El diseño como disciplina holística -que tiene en cuenta factores humanos, etnográficos, de comunicación, de organización y de ejecución de proyectos- puede jugar un papel importante en ese desarrollo (o al menos puede tener una opinión al respecto) y no desde la vista infravalorada que se tiene coloquialmente, y al que la sociedad de memes y redes sociales nos tiene acostumbrados, sino desde el potencial estratégico para llevar grandes ideas a trascender buscando siempre la innovación.


CASO SANTA ROSA


El municipio de Santa Rosa, en el Cauca,¹ fue el lugar donde crecí y viví por muchos años, antes de llegar a la Capital a estudiar Diseño industrial. Este municipio es un lugar ”olvidado” frente al diseño e implementación de políticas públicas y donde a pesar de su diversidad cultural, biológica y étnica; las necesidades comunes la población se ha gestado en medio de conflictos de intereses, donde cada uno busca explotar el territorio según sus convicciones; actividades agropecuarias, extractivas tanto de minerales como de material vegetal son algunas de ellas. Sin embargo, en los últimos años, se han venido gestando proyectos en torno a unas actividades comunes que generen ingresos económicos a las poblaciones y así mismo disminuyen el impacto en el ambiente y respetan las diversidades que caracterizan a este territorio.


© Momotus momota o Barranquero amazónico en la vereda las palmeras, corregimiento

de Villalobos, Santa Rosa Cauca

Foto por: Chanchi @donchanchi


En los últimos meses se ha empezado a desarrollar una estrategia para la implantación de una política pública de desarrollo territorial enfocada en el turismo sostenible, más específicamente en el aviturismo gracias a los esfuerzos conjuntos de líderes y lideresas comunitarias. En este proceso se han venido articulando diferentes procesos comunitarios, y yo, como diseñador le he mostrado a la población casos de éxito en otras regiones, que gracias a la unión del municipio como territorio puede ayudar a optimizar los recursos para atraer inversión externa a las poblaciones. En este momento y para resumir, la política pública que se busca implantar, se tienen 4 ejes principales para el desarrollo territorial en torno al turismo: Educación, Investigación, Infraestructura, y Promoción. La construcción de esta ha sido un proceso largo y tedioso, sobretodo en lo que respecta a los aportes que el diseño como disciplina puede hacer en este tipo de proyectos.


El papel que como diseñador cumplo en este caso, es el de ejecutor y diseñador del proyecto como tal: La planeación de las actividades, la organización de las prioridades de inversión -teniendo en cuenta los limitados recursos que se tienen para cada etapa-, entre otros. Como se trata de una política pública, la construcción de la misma está a cargo de diversos sectores de la región y por tanto, va a una velocidad menguada. Sin embargo, se han venido desarrollando actividades para involucrar más a la población. En los próximos meses se desarrollará, por ejemplo una prueba piloto de un festival dedicado al aviturismo, que coincide con el Global Big Day, que busca incluir al municipio (como en años anteriores) en el ranking nacional y global de avistamiento y reconocimiento de especies, posicionándolo como un lugar atractivo a fin de buscar no solo inversiones externas, sino también un avance en este proyecto que busca resultados más globales e inclusivos para la población.


Como estrategias de desarrollo posterior para el municipio y la región se escalará el proceso a una creación de marca territorio, tanto del municipio, como de la región macizo caucano. De esta forma, la población llegará al Gobierno con elementos propios del territorio para el desarrollo de políticas públicas de índole nacional que sean efectivas en las poblaciones afectadas.


Con esta experiencia, encuentro en el diseño una nueva forma de exploración más inclusiva y respetuosa. Si bien el desarrollo y las actividades que posteriormente se desarrollarán son producto de un grupo diverso de profesionales o expertos y sabedores, es responsabilidad del diseño estratégico encontrar la forma de reducir la cantidad y el impacto de los procesos que se están gestando en el territorio.


¹Este es un municipio de categoría 6 (con menos de 10.000 habitantes) no se tiene como prioridad económica, ni de cerca, de la región, a pesar de ser uno de los municipios pertenecientes al macizo colombiano y con todo lo que esto conlleva.