• Connect your Brand

"Conócete a ti mismo" Sócrates

Por: Salomé Cosmique, artista plástica y mentora en Connect your Brand


Para ser un buen líder debemos conocernos a nosotros mismos, aceptarnos y estar en equilibrio con nuestro cuerpo físico y emocional. Si estamos en desequilibrio y no sabemos quiénes somos ¿cómo vamos a poder liderar y ser agentes de cambio? En las universidades nos enseñan muchos conceptos y teorías sobre el liderazgo. Pero no nos han enseñado que para ser buenos líderes, debemos auto observarnos.


Para que este proceso de observación personal sea más fácil, podemos implementar el CLEHES, como una herramienta ontológica que observa y distingue el modo de ser/estar del ser humano y de sus interacciones. Conectándonos con nosotros mismos a través de la observación de nuestro cuerpo, de nuestro lenguaje, de nuestras emociones, de nuestra historia, de nuestro eros o amor y de nuestro silencio.

  • Cuerpo: Es nuestro vehículo que nos permite sentir y vivir nuestra existencia. Es a través de nuestro cuerpo que aprendemos, experimentamos y sentimos. Nuestro cuerpo también habla con nuestros gestos y nuestros movimientos.

  • Lenguaje: Nos permite comunicarnos, aceptarnos, expresarnos e interactuar con los otros seres humanos.

  • Emociones: Las emociones son reacciones corporales, holísticas e inmediatas al estado del cuerpo en el mundo. (Damasio,1996)

  • Historia: La historia individual y la historia social crea nuestra identidad.

  • Eros o amor: Capacidad de ternura o acogida que tengo conmigo mismo o con el otro. Para los griegos Eros es una deidad que encarna no solo la fuerza del amor erótico sino también el impulso creativo de la creación de la naturaleza. Eros es el responsable de la creación y del orden de todas las cosas en el cosmos.

  • Silencio: Es la pausa, la reflexión y la contemplación.

Cuando nos auto observamos desde el CLEHES empezamos a ver como estos pilares nos facilitan nuestro auto conocimiento, permitiéndonos crecer como personas y auto aprender. Con el CLEHES podemos identificar cómo estamos, cómo nos relacionamos, cómo están nuestras emociones, nuestro lenguaje, nuestro amor y nuestro silencio. También con esta auto observación vemos cómo nosotros somos parte de nuestra historia. Y lo que somos hoy, es gracias a todas nuestras experiencias pasadas.


Al conocernos a nosotros mismos desde el CLEHES podemos entender a los otros mejor y así lograr dirigir y guiar a nuestro equipo de trabajo desde la empatía, el amor, la aceptación y el buen liderazgo.